hobbie

Champú sólido DIY: Cómo hacer tu propio jabón sólido

Champú sólido DIY: Cómo hacer tu propio jabón sólido

¿Sabías que el jabón se puede hacer con aceites? El jabón es un producto natural. La gente ha utilizado el jabón desde las antiguas civilizaciones. Hacer tu propio jabón no es difícil, pero requiere cierta planificación previa y un poco de tiempo. Para los que no lo sepan, el jabón es básicamente grasa y lejía. También puedes pensar en él como grasa y agua (también conocida como glicerina). Cuando las grasas se mojan con agua, se vuelven grasosas y huelen delicioso. Lo mismo ocurre cuando la lejía se moja con agua. Huele a huevo podrido y convierte las grasas del líquido en lejía (hidróxido de sodio). El resultado es una lejía sólida llamada jabón. Hacer tus propios jabones a partir de aceites en lugar de grasas te dará muchos beneficios en comparación con la compra de jabones comerciales. Si te gusta el bricolaje, este artículo es para ti.

¿Cuál es la diferencia entre un jabón sólido y uno líquido?

Cuando se hace un jabón de aceite sólido, se cambia la estructura del aceite de la forma líquida a la sólida. La razón es que las grasas son sólidas a temperatura ambiente. Si se intentan fundir, se vuelven líquidas de nuevo. Sin embargo, cuando se calientan los aceites y se mezclan con agua, se obtiene glicerina como subproducto. La glicerina es también un alcohol de azúcar y se utiliza como protector de la piel, desinfectante e hidratante. La única diferencia entre un jabón sólido y uno líquido es la forma. Cuando se funde el aceite sólido, se convierte en líquido. Cuando lo vuelves a almacenar, se vuelve sólido de nuevo.

Por qué deberías hacer tu propio jabón

Hacer tu propio jabón tiene muchas ventajas. Sabes lo que contiene y no tienes que preocuparte por todos los productos químicos que contienen los jabones comerciales. Además, ahorrarás dinero al no comprar jabón en la tienda. Otra ventaja es que tienes un control total sobre el proceso de elaboración del jabón. Puedes hacer jabones veganos u orgánicos si quieres. Puedes añadir aceites esenciales para perfumarlos o darles color. Incluso puedes hacer que hagan más espuma.

Beneficios de hacer tu propio jabón sólido

– Es saludable y respetuoso con el medio ambiente – Hacer tu propio jabón es mejor para el medio ambiente. Utiliza una cantidad mucho menor de envases cuando se envía en comparación con los jabones comerciales en cajas. Ahorra energía, ya que no es necesario utilizar una máquina para fabricarlo. Se puede hacer en casa con una batidora manual. También es muy rentable. – Se puede utilizar para múltiples propósitos- Cuando se hace un jabón sólido, se puede utilizar para múltiples propósitos. Puede utilizarse como jabón facial, jabón para bebés, jabón de manos, jabón en barra y jabón para platos. También puedes utilizarlo como limpiador natural o desinfectante natural. Incluso se puede utilizar como champú. – Tiene una vida útil más larga: los jabones suelen durar sólo un año después de su fabricación. Pero puedes almacenar tu jabón sólido casero durante años. No se estropeará y puede conservarse en un lugar fresco, como la nevera. Si haces un lote grande, puedes congelarlo y utilizarlo durante años. – Es personalizable – Puedes hacer tus propios jabones con diferentes aceites y personalizarlos para diferentes propósitos. Incluso puedes añadir hierbas, semillas u otros ingredientes para que huelan mejor o tengan propiedades medicinales. También puedes utilizar diferentes tipos de aceites para hacer diferentes jabones. – Es barato – No se necesitan muchos ingredientes para hacer jabones. Pero es posible que necesites algunos aceites y hierbas que no son artículos de compra habitual. Así que harán que tu experiencia de hacer jabón casero sea aún más barata.

Consideraciones de seguridad al hacer jabón

Los jabones caseros tienen el potencial de quemar tu piel si no se hacen correctamente. Nunca debes guardarlos cerca de una estufa. Otro problema de seguridad es que tus hijos podrían comerse el jabón. Así que nunca hagas jabón para niños. También hay que tener cuidado con los jabones sólidos que contienen lejía. Esto es muy peligroso porque puede quemar la piel. Así que debes asegurarte de que la lejía está totalmente disuelta en los aceites. Y nunca debes utilizar la lejía si la temperatura es superior a los 100 grados. Tampoco debes utilizar la misma receta para dos lotes. Esto se debe a que el jabón comenzará a oler. Sabrás que el jabón está listo cuando deje de oler.

Qué aceites utilizar para hacer jabón

Hay muchos aceites que se pueden utilizar para hacer tus jabones caseros. Puedes utilizar aceite de oliva, de coco, de girasol, de aguacate, de sésamo, de ricino, de almendras, etc. También puedes utilizar aceites que están disponibles en tu tienda de comestibles. Algunos de ellos son el aceite de canola, el de cártamo, el de soja, el de girasol, etc. También puedes utilizar aceite de oliva, aceite de coco o aceite de sésamo si quieres hacer jabones sólidos. También puedes utilizar aceite de ricino y aceite de almendras para crear jabones sólidos. Estos aceites pueden utilizarse para hacer tus jabones caseros. Pero recuerda que también puedes utilizar otros aceites siempre que sean sólidos a temperatura ambiente y no se vuelvan líquidos cuando los pongas en agua.

¿Cómo hacer jabón con aceites? Guía paso a paso

Esta es una guía paso a paso para que hagas tus propios jabones sólidos. Puedes hacerlo con aceite de oliva, de girasol, de coco, de almendras, de aguacate, de sésamo, etc. También puedes añadir hierbas como romero, tomillo, salvia, etc. para hacer tus propios jabones perfumados. – Prepara todos los ingredientes- Ten preparados todos los aceites, hierbas, lejía y demás ingredientes que necesites. No querrás ir corriendo a la tienda todo el tiempo. – Consigue la cantidad correcta de lejía y agua- Tienes que conseguir la cantidad correcta de agua y de lejía. Esto es importante. Siempre debes medir la cantidad. – Mide los aceites- Mide los aceites. No quieres usar una pequeña cantidad de aceite al hacer jabones. Quieres obtener la cantidad correcta de aceite. – Calienta el agua- A continuación, calienta el agua. Quieres que esté a una temperatura entre 100 y 120F. – Mide los aceites- Mide los aceites y la lejía. Debes asegurarte de que todo esté en una cantidad específica. – Disuelve la lejía- Disuelve la lejía en el agua. No quieres que haya trozos de lejía. Una vez que todo esté combinado, puedes seguir adelante y hacer el jabón. – Añade las hierbas- Ahora añade tus hierbas. También puedes añadir aceites esenciales al jabón. – Mezcla- Ahora mezcla todo. Puedes utilizar una batidora de mano o una cuchara de madera para asegurarte de que todo está bien mezclado. – Vierte el jabón en los moldes- Después de mezclarlo, puedes verterlo en tus moldes. Parecerá un jabón líquido espeso. – Espera a que se endurezca- Asegúrate de que se haya enfriado completamente antes de abrir el jabón. No querrás que esté demasiado caliente. – Ábrelo – Abre el jabón cuando esté completamente frío. Puedes cortarlo en trozos más pequeños para utilizarlos como jabones de mano.

Palabras finales

Hacer tus propios jabones es una buena manera de ahorrar dinero. Puedes hacerlos con sólo unos pocos ingredientes y hacerlos en casa. Además, es bueno para la salud y el medio ambiente. Así que la próxima vez que vayas a la tienda, coge unos cuantos aceites y haz tu propio jabón.

Leave a Reply